febrero 05, 2018

Apoyo sin precedentes para la Alianza Mundial por la Educación

26840577_706443809561914_2949379690035304863_o

El pasado viernes 2 de febrero concluyó en Dakar la Conferencia de Financiación de la Alianza Mundial por la Educación (AME), una cita del más alto nivel cuyo objetivo era movilizar fondos para fortalecer los sistemas educativos de los países en desarrollo, de modo que para 2030 todos los niños y niñas del mundo puedan ejercer su derecho a una educación infantil, primaria y secundaria inclusiva y de calidad. Esta Cumbre de Dakar ha sido la primera de este tipo organizada conjuntamente por un país donante miembro del G7, Francia, y un país en desarrollo, Senegal. También ha sido la primera en reunir a diez Jefes de Estado, tres ex Jefes de Estado y más de cien Ministros, que han demostrado así su compromiso con la causa educativa.

La Cumbre de Dakar ha cumplido con todas las expectativas previstas, tanto en términos de participación – con más de 1.200 participantes, incluyendo líderes de UNESCO, UNICEF, el Banco Mundial, la sociedad civil, y el sector privado, además de la cantante Rihanna, que es embajadora mundial de la AME – como de compromiso económico: los donantes se han comprometido a aportar 2.300 millones de dólares (1.860 millones de euros) a la AME entre 2018 y 2020, aunque el mayor esfuerzo es el de 50 países en vías de desarrollo que anunciaron un incremento de su gasto público en esta materia hasta alcanzar o superar el 20% de sus respectivos presupuestos, lo que representa 110.000 millones de dólares hasta 2020, frente a los 80.000 del periodo anterior.

Si bien el objetivo de la AME, fijado en 2.000 millones de dólares procedentes de los países donantes, aún está lejos de conseguirse, los resultados de la Cumbre de Dakar invitan a la esperanza. Los fondos movilizados hasta el momento permitirán extender el apoyo de la AME a los sistemas educativos públicos de hasta 89 países en desarrollo, llegando a un alumnado de 870 millones de niñas y niños mediante proyectos de formación de docentes, construcción de aulas,  distribución de manuales escolares y actividades específicas para la educación de las niñas. Se trata sin duda de un importante impulso a las iniciativas para lograr que los 263 millones de niñas y niños no escolarizados de todo el mundo – y que en pocos años podrían llegar a ser 500 millones si no se invierte la tendencia actual – puedan tener acceso a una educación de calidad e inclusiva

This post originally adapted from press release by Entreculturas – Fe y Alegría Spain.