marzo 08, 2016

8 de marzo : Día Internacional de la Mujer

Raquel+Abad.+Judth+impartiendo+talleres

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Este día hunde sus raíces en la lucha histórica de la mujer por participar en la sociedad en condiciones de igualdad. En Amigos de Fe y Alegría en Estados Unidos queremos rescatar la historia de mujeres de a pie que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades y queremos lanzar un llamamiento sobre el compromiso que la comunidad internacional ha adquirido con la Agenda 2030 para lograr la igualdad entre géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

Judith es chadiana y fue la única mujer de su comunidad en terminar el ciclo de primaria y acceder a la secundaria. Gracias a ello ha podido ser dueña de su vida. Durante varias veces al año, Judith imparte junto a Entreculturas talleres a madres y jóvenes venidas de diversos lugares de la región de Guéra (al sur de Chad), sobre la importancia de la educación de las niñas y de las mujeres, ya que entiende que educar a un niño o niña es educar a una comunidad.

La cuestión de género nos sitúa directamente en el corazón de los derechos humanos y de la justicia y encuentra en la educación una herramienta privilegiada de perpetuación o de transformación. Con la educación siempre transmitimos, intencionadamente o no, valores relacionados con la identidad de género y las relaciones entre hombres y mujeres. Es muy importante identificar estas desigualdades y discriminaciones fundamentadas en el sexo y apostar por su eliminación en el contexto educativo buscando el desarrollo integral de cada niño y niña, fomentando al máximo sus capacidades. Esto es lo que se llama “coeducar”, que todas las personas sean formadas por igual en un sistema de valores, de comportamiento, de normas y expectativas que no esté jerarquizado en función del sexo.

Los talleres que imparte Judith son muy especiales para las mujeres de su comunidad. Intercambian experiencias, idean estrategias conjuntas para provocar cambios en sus poblaciones y reciben formación sobre temas que les preocupan pero que, en su día a día, no pueden abordar por tradiciones culturales fuertemente arraigadas, como el matrimonio precoz o la mutilación genital femenina. Una práctica que afecta al 90% de las mujeres en la región.

Esta formación y educación conlleva el empoderamiento de las mujeres y esto constituye una estrategia fundamental para el desarrollo humano sostenible, refiriéndonos al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder, así como la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente poseen y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad y el fortalecimiento de sus propias potencialidades y capacidades.

Liderazgo y participación de las mujeres

La realidad de las mujeres en el Chad es discriminatoria, sin embargo, es un reflejo, no tan distorsionado, de lo que también ocurre en Madrid o en Buenos Aires o en Dubai. Según los Informes de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, no hay ningún país del mundo en el que las mujeres dispongan de las mismas oportunidades.

A pesar de que ha habido avances en las prácticas discriminatorias contra la mujer, aún queda mucho por hacer. En lo que se refiere a educación, según UNESCO, casi 16 millones de niñas de entre seis y 11 años nunca irán a la escuela primaria, en comparación con ocho millones de niños. En lo que se refiere a condiciones laborales, tres de cada cuatro hombres en edad de trabajar forman parte de la población activa, frente al 50% en el caso de las mujeres en edad de trabajar. Las mujeres siguen recibiendo en todo el mundo un salario diferente por un trabajo de igual valor. Mundialmente, los salarios de las mujeres son un 24% inferiores a los de los hombres. Si hablamos de liderazgo y de participación de las mujeres en la vida pública y política de sus países, hoy las mujeres constituyen el 22% de los miembros de los parlamentos de todo el mundo y solamente hay 11 mujeres Jefas de Estado y 10 Jefas de Gobierno.

Promover el liderazgo y la participación política y pública de las mujeres supone una estrategia indispensable para el desarrollo humano. Solo con la igualdad entre géneros y el empoderamiento de las mujeres y de las niñas, será posible cumplir con los compromisos asumidos en la Agenda 2030.

Compromisos internacionales

El año pasado se cumplían 20 años de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, hoja de ruta para la materialización de los derechos de las mujeres, y se cumplió la fecha fijada para el cumplimiento de los Objetivos de la Educación para Todos (EPT) y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Asimismo, el año pasado, la comunidad internacional aprobó la Agenda 2030 y parece que el consenso internacional sobre la necesidad de lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas quedó plasmado en su Objetivo número 5.

Judith no conoce el detalle de los 17 Objetivos de esta Agenda mundial, pero sí sabe que sin la participación de las mujeres de su región no será posible mejorar las condiciones de vida de su población. Judith no debe asumir esta tarea sola. La comunidad internacional está comprometida con estos objetivos y la sociedad civil debemos asumirlos también como un reto compartido.

Este articulo fue publicado originalmente en la web de Entreculturas-Fe y Alegría España.