mayo 26, 2021

Vivir en solidaridad cuando las distancias son lejanas

Ted Penton, S.J, Secretario de la Oficina de Justicia y Ecología de la Conferencia Jesuitas de Canadá y Estados Unidos comparte con Magis Americas sus reflexiones sobre cómo las redes jesuitas ayudan a concretar nuestra solidaridad.

Entre las bendiciones de mi vida como jesuita se encuentran las muchas relaciones que he desarrollado en todo el mundo. La solidaridad es un aspecto central de nuestra fe católica, especialmente, la solidaridad con los marginados. Las relaciones con jesuitas y ministerios jesuitas en los Estados Unidos y en el extranjero me han ayudado a concretar esa solidaridad. He tenido la oportunidad de visitar ministerios jesuitas que hacen un trabajo increíblemente inspirador, a menudo en contextos muy difíciles. Estas conexiones sirven como un recordatorio consolador de nuestra misión compartida, independientemente de las fronteras que puedan existir entre nosotros.

Durante varios años, por ejemplo, el gobierno de Nicaragua ha estado reprimiendo manifestaciones pacíficas, encarcelando a presos políticos e incluso “desapareciendo” figuras de la oposición. Estudiantes y profesores de la Universidad Jesuita Centroamericana (UCA) en Managua han sido blanco de ataques; en múltiples ocasiones, fuerzas aliadas con el gobierno se han opuesto violentamente a manifestantes pacíficos en el campus universitario. La universidad también ha sufrido graves repercusiones financieras y administrativas por parte del gobierno. El presidente de la UCA, P. Chepe Idiaquez, SJ, ha sido objeto de amenazas de muerte. Si bien este no es un riesgo que los jesuitas normalmente enfrentamos en América del Norte, es un honor apoyar el trabajo vital del P. Chepe y otros como él se enfrentan a gobiernos represivos en Centroamérica.

También en Venezuela, es increíble ser testigo de los esfuerzos que persisten por parte de los ministerios jesuitas en medio de años de agitación y colapso social. El número que me hizo ver la gravedad de la situación fue “20”: se informó en 2018 que en un solo año el venezolano promedio había perdido 20 libras de peso corporal debido a la escasez de alimentos y la crisis económica. Sin embargo, el trabajo vital de los jesuitas continúa, incluido el análisis social independiente del Centro Gumilla y la educación de los que viven en los márgenes de las 176 escuelas Fe y Alegría en todo el país.

El modelo Fe y Alegría que se desarrolló en Venezuela se ha arraigado en América Latina y el Caribe. Fe y Alegría, o “Foi et Joie”, también está presente en Haití, otro país que ha sufrido mucho. Estas escuelas ofrecen oportunidades de educación y formación profesional a niños y adultos. En la escuela St. Ignace de Loyola, por ejemplo, los estudiantes aprenden sobre ecología, agricultura y negocios a través de una iniciativa de apicultura, que luego pueden practicar con sus padres en sus propios hogares. Al integrar la educación, la ecología y la economía, este proyecto tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de sus estudiantes, sus familias y la comunidad circundante. Los niños adquieren conocimientos y experiencia importantes y prácticos junto con la oportunidad de obtener ingresos adicionales para su familia.

La pandemia de COVID ha expuesto y exacerbado muchas injusticias ya existentes en los Estados Unidos y en todo el mundo. Ver informes de noticias puede hacer que los desafíos a los que nos enfrentamos se sientan simultáneamente muy cercanos y muy distantes. Las historias, fotos y videos pueden ser convincentes, pero las personas y situaciones representadas también son extrañas. ¿Cómo vivir la solidaridad a la que nos llama nuestra fe católica cuando las distancias son tan grandes, las diferencias tan marcadas? Las redes jesuitas nos ayudan a aliviar esa división. La mayoría de los estadounidenses nunca han visitado Nicaragua, pero si han asistido a una parroquia, escuela o universidad jesuita, entonces tiene una conexión con el P. Chepe y las luchas de la UCA Managua, como la tienen con los ministerios jesuitas en Venezuela, Haití y en todo el mundo. Puede que estemos trabajando dentro de diferentes realidades sociales, pero todos compartimos una misión de reconciliación y justicia, basada en y unidos por nuestra fe en Cristo.

El trabajo que realiza la amplia red internacional jesuita, nos conecta. Nos ayuda mantener nuestro enfoque en una misión común más grande, que nos lleva a ser solidarios entre nosotros incluso cuando estamos muy separados. Organizaciones como Magis Americas sirven para aliviar esta distancia, ya que colaboran con diversas instituciones jesuitas como UCA Managua y Fe y Alegría, creando una conexión no solo en la fe, sino en cómo llevamos a cabo nuestra fe y compromiso de cuidar a nuestros hermanos. y hermanas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *